factura del gas natural

10 consejos para ahorrar en la factura del gas natural

En el artículo de hoy os vamos a  mostrar recomendaciones para ahorrar en la factura de gas y aprovechar al máximo el rendimiento de la calefacción.

Cerca del 60% del consumo de energía en una vivienda corresponde a la calefacción.

Para aligerar algo esa carga sigue nuestras recomendaciones y apuesta por un consumo más eficiente.

Cómo ahorrar en tu factura del gas natural

  1. Aprovecha al máximo el sol: El sol aporta calor, abriendo las cortinas y subiendo las persianas lograremos que suba un poco la temperatura y así evitaremos utilizar la calefacción en las horas de más sol.
  2. Utilizar bien el termostato: La temperatura recomendada es de 21 grados. Es importante tener una buena temperatura en el termostato, ya que con un buen control puedes estar a gusto en casa  y además ahorrar en la factura del gas.
  3. Tener un buen aislamiento en las ventanas y puertas: Es muy importante tener un buen aislamiento, cuando se vaya el sol baja las persianas hasta bajo para evitar que se vaya el calor.
  4. No cubras los radiadores: Colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a la calefacción. El consumo será mayor y también la factura.
  5. Abrigarse. Puede parecer algo banal, pero es importante adecuar la ropa que llevamos con la temperatura de nuestro hogar, pudiendo reducir así los grados de nuestra calefacción, simplemente vistiendo la prenda adecuada.
  6. Acorta el tiempo en la ducha: Intenta ducharte en el menor tiempo posible y cierra el agua cada vez que te enjabones. Como dato, cada minuto de más en la ducha supone unos 7 litros. Así que si reduces el tiempo de tus duchas en un minuto, al año habrás ahorrado unos 2500 litros de agua.
  7. Revisa tu caldera: Siempre es recomendable hacer una revisión de las instalaciones. Un buen mantenimiento anual  permitirá que tu caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará que se produzcan problemas importantes en el futuro.
  8. Revisa  los radiadores Es aconsejable que vengan a purgar o sacar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, no calientan con toda la potencia necesaria.
  9. Cambia tu caldera por una de bajo consumo: Si es el momento de renovar tu caldera valora la posibilidad de hacerlo por una más eficiente, como las calderas de condensación. Al principio pude suponer una inversión para el ahorro es real, ya que puedes llegar ahorrar hasta un 30% en las facturas de gas.
  10. Ventilar con la calefacción apagada: si tener un buen aislamiento en puertas y ventanas es primordial para el buen uso de nuestra caldera, igual de importante es ventilar el hogar para renovar el aire. Siempre con la calefacción apagada para no perder calor ni energía.