Autoconsumo. ¿Cómo desconectarse de la red eléctrica?

autoconsumo

En Gilabert Miró defendemos el autoconsumo solar y las energías renovables como la alternativa energética de presente y futuro ante las fuentes provenientes de combustibles fósiles. Por eso, en este artículo os queremos explicar en que consiste el autoconsumo solar, qué tipos de instalaciones puedes realizar y los equipos necesarios si deseas realizar tu instalación de autoconsumo.

Tipos de autoconsumo

instalación autoconsumo

Sistema de autoconsumo aislado

Un sistema solar fotovoltaico aislado, significa estar desconectados de la red eléctrica, ya sea porque nos encontramos en una zona que no esta electrificada o bien porque queremos aislar una parte de la instalación eléctrica como por ejemplo las bombas de riego para el campo de cultivo, etc.

En este sistema se tiene que tener claro las necesidades energéticas y durante qué franjas horarias se producirán, para dimensionar la instalación idónea. Si se requiere de baterías de almacenamiento estas tendrán que ser capaces de recoger los excedentes de producción para utilizarlos en horas de baja o inexistente radiación.

Sistema de autoconsumo conectado a la red

En este caso dispondremos de una instalación solar fotovoltaica en paralelo con la red eléctrica. Este tipo de instalación, nos permite generar energía eléctrica para ser consumida (o almacenada) al momento, y continuar conectados en la red eléctrica para cuando la producción no sea suficiente para cubrir el consumo total.

  • Si estamos conectados en la red y disponemos de una instalación solar fotovoltaica, existen dos tipos de modalidad:
    • Sin excedentes (Inyección 0): En caso de que la producción sea mayor al consumo, el sistema se regulará para igualar la generación al consumo y así no inyectar energía eléctrica hacia la red de distribución.
    • Con excedentes: En este caso la instalación solar fotovoltaica transforma toda la radiación captada en energía eléctrica y la inyecta a la instalación, ya sea para ser consumida o bien para inyectarla hacia la red de distribución.
      • Acogido a compensación: En este caso, siempre y cuando se cumplen los requisitos, se inyecta el exceso de energía producido a la red eléctrica, y se fija un precio pactado por la energía entre el titular de la instalación y la compañía comercializadora.
      • No acogido a compensación: En este caso, las instalaciones que no cumplan los requisitos para acogerse a la compensación, en caso de inyectar en la red esta no se compensaría por parte de la comercializadora.

Equipos necesarios para una instalación de autoconsumo

La principal inversión que tendrás que realizar para disponer de tu instalación de autoconsumo, es la propia infraestructura. Es posible que generar tu propia energía suponga una inversión importante inicialmente, pero esta se amortiza a medio plazo.

1. Paneles solares

Los paneles solares son el elemento principal de cualquier instalación de autoconsumo. Estos han bajado su precio de adquisición y aumentado sus porcentajes de eficiencia en los últimos años como porque la inversión en un sistema de autoconsumo sea asequible y lavable.

Afortunadamente, contamos con un territorio extremadamente soleado, y esto favorece que obtengamos un mayor rendimiento de nuestras instalaciones por el gran número de horas de sol disponibles.

2. Regulador de carga

El regulador de carga tiene como misión principal, la de controlar el balance de energía dentro de la instalación eléctrica, producción – consumo.

3. Inversor

El papel principal del inversor es transformar la energía de corriente continua procedente de los paneles en corriente alterna, apta para su consumo en las condiciones de tensión y frecuencia de la red eléctrica.

4. Las baterías

Son las encargadas de almacenar la energía generada para poder utilizarla cuando no podamos generar nuestra energía. Ya sea porque se producen sombras sobre los paneles solares, porque es por la noche o bien, porque nuestro consumo es mayor que la potencia generada en algún momento del día.

Las baterías son la parte del equipo en la cual mayor inversión tendremos que realizar. Mientras que los paneles solares fotovoltaicos tienen una vida útil de 25 años aproximadamente, las baterías se quedan en 15 años de media de vida útil.

Autoconsumo

Autoconsumo y dependencia de las energías renovables

Hablar de autoconsumo significa depender de las energías renovables en cierta medida en función del tipo de instalación que disponemos.

Es por eso que el cálculo del consumo necesario y el diseño de la instalación es esencial para poder disponer de energía suficiente para nuestras necesidades, así como la elección de las baterías para almacenar la energía generada por los paneles solares, para su posterior utilización en periodos en que la producción sea inferior al consumo que realizamos.

Si somos previsores para este tipo de situaciones, esto supondrá una inversión adicional en baterías. El almacenamiento en este tipo de situaciones será siempre una de las preocupaciones en autoconsumo en el supuesto de que disponemos de una instalación aislada.

En el caso de contar con una instalación conectada en la red eléctrica, la falta de suministro por parte de nuestra instalación será compensada por la aportación energética de la red.

¿Es rentable una instalación de autoconsumo?

En una instalación de autoconsumo aislada sin conexión a la red eléctrica, en este caso la comparativa se tendría que hacer respecto a un generador alternativo de gasóleo o gas, y tanto en términos de inversión inicial como costes por cada kilovatio suministrado, la instalación solar fotovoltaica se amortiza más rápidamente.

Incluso, con un generador ya existente, la aportación de la energía renovable por medio de la energía fotovoltaica utilizando como apoyo el generador mencionado, nos aporta un ahorro económico importante respeto la utilización exclusiva de este.

En una instalación de autoconsumo conectada a la red eléctrica, dependerá de la tarifa eléctrica y los precios pactados por cada periodo con la compañía comercializadora, de todos modos y con tendencia de los precios del mercado eléctrico durante los últimos años este tipo de instalación se amortizable en un periodo entre 5 y 10 años en función del consumo (doméstico o industrial), condiciones con la comercializadora y dimensión de la instalación (potencia) entre otros.

El plazo de amortización de una instalación con autoconsumo conectado a red a nivel industrial se sitúa entre 5 y 7 años. Si tenemos en cuenta que la vida útil de nuestra instalación será de más de 25 años, resulta una inversión con un índice de rentabilidad muy atractivo.

Una instalación de autoconsumo revaloriza tu vivienda

Por inverosímil que parezca, invertir en una instalación de autoconsumo hará que el valor de tu vivienda aumente. Una ventaja a tener en cuenta si piensas a largo plazo.

Según el Laboratorio Nacional de Energías Renovables del gobierno de los EE. UU., (NREL), por cada € que ahorras gracias a la energía solar, el valor de tu propiedad aumentará en 20€ aproximadamente, en función del tamaño de la instalación y del tamaño de la vivienda.

Cómo puedes ver el potencial que ofrecen las instalaciones de autoconsumo con sus diferentes opciones son más que atractivas como para plantearse la instalación de una de ellas y depender algo menos de las energías tradicionales y algo más de las energías renovables.

En Gilabert Miró creemos en el autoconsumo y en el uso de energías renovables para tu hogar. Si deseas saber cómo puedes realizar tu instalación de autoconsumo contacta con nosotros.

Fuente: Elaboración própia, NREL,
cómo funcionan la placas solares
Autoconsumo
autoconsumo para empresas